Chaquetas de moto | Protecciones moto | Chalecos Airbag y Cazadoras

Máxima seguridad

El sistema hit-air complementa cualquier prenda motorista para tener la máxima protección en todo momento con una gran comodidad.

¿Aun no lo conoces?

 Desde 1995 protegemos personas de caídas. Un sistema que protege tu vida desde un hilo, ¿cuanto vale tu vida?.

Tecnología Japonesa

Hicimos el primer chaleco airbag del mercado y estamos en constante innovación de nuestro sistema.

Pruebas de Seguridad

Con nuestras cazadoras de moto, hemos superado los test de seguridad más exigentes. Puedes verlo en el apartado sistema.

protecciones moto

Todo en uno

No solo tenemos chaquetas de moto. Nuestro producto estrella es el todo en uno que se usa con cualquier prenda.
Es el resultado de llevar casi 20 años en el mercado.

chaquetas de moto
¿Tecnología Japonesa?

Japón es la cuna de los sistemas de calidad. Nuestro sistema y protecciones de motos han pasado
diversas pruebas a lo largo del tiempo y siempre con gran nota.

protecciones de moto

Nuestra definición

Sistema Airbag de origen japonés, cuna de los controles de calidad. El original.
El que más tiempo lleva entre nosotros y ha demostrado su alta efectividad en protecciones para motos.

Hitairiberica.com. Distribuidor de chaquetas de moto,  protecciones de moto , cazadoras de moto y mucho más. Nosotros nos preocupamos por tu seguridad a la hora de montar en motocicleta. Por ello te ofrecemos los mejores accesorios en cuanto a seguridad y confort de una marca líder como Hit-Air. Disponemos de un gran repertorio, desde chaquetas de moto, protecciones de motocicleta, guantes, chalecos etc. Muchas gracias por su visita.

Chalecos airbag para moto

En los últimos años, ha surgido entre los motoristas el debate sobre la necesidad de obligar por ley al uso de airbags para motos. Según el Real Automóvil Club de España (RACE), el riesgo de fallecimiento por accidente de tráfico se multiplica por veinte cuando hablamos de accidentes de motos. A pesar de ello, el uso de este elemento de seguridad apenas está extendido entre la comunidad motera.

El argumento que esgrimen los defensores de esta medida de protección es que, desde 2006 todos los automóviles nuevos que se venden en España deben estar dotados de airbag. Si a esto se le suma la obligatoriedad de usar casco como medida protectora ante un accidente y el mayor riesgo que estos suponen para los motociclistas, son muchos los que no entienden por qué el uso de chalecos airbags no es, todavía, obligatorio.

Este es un debate al que aún le quedan muchas vueltas por dar. Si bien es cierto que, cuando se habla de la seguridad de las personas, cualquier elemento que ayude a salvar vidas debe verse como un gran avance de la sociedad.

¿Qué son los chalecos airbags?

El chaleco airbag es un invento húngaro que se dio a conocer en 1977. Su inventor fue Tamás Straub y su idea funcionaba igual para los motociclistas que para los jinetes de caballos. Hoy en día, este sistema de protección se ha integrado tanto en chalecos como en chaquetas. En ambos casos, la prenda está preparada para ser colocada sobre la vestimenta habitual del motorista y para soportar cualquier tipo de clima. Algunos modelos se realizan en varios colores para adecuarse a los gustos de los usuarios y, en muchas ocasiones, suelen llevar elementos reflectantes para aumentar la seguridad de los motoristas.

En cuanto a su sistema de funcionamiento, los chalecos airbags han evolucionado mucho desde su primera aparición pública en 1977. Actualmente, existen en el mercado dos tipos de chalecos airbags. Uno de ellos es conocido como sistema físico y al otro se le denomina sistema electrónico.

Tipos de chalecos airbags

La tecnología avanza en todos los aspectos de la vida y cuando está en juego la seguridad de las personas avanza más deprisa. Los airbags para motos no se quedan atrás en este proceso de crecimiento y ya existen dos tecnologías a la hora de fabricarlos.

En cuanto al resto de elementos, la mayor parte de los chalecos airbags están fabricados en poliéster, espuma y otros materiales sintéticos. Cuentan, además, con refuerzos en las zonas de los codos y los hombros, lugares que sufren especialmente cuando se producen caídas o accidentes.

El sistema físico

Este tipo de chaleco, o chaqueta, cuenta con un cordón conectado a una bombona de CO2. El motorista, al subirse a la moto, debe anclar este cordón al vehículo. De esta manera, al caer o al chocar con algo, si el motorista sale despedido de la moto el cordón activa el dispositivo de la bombona. El airbag tarda entre 0.1 y 0.3 segundos en accionarse y absorbe hasta un 90 % del impacto. Mediante este sistema, los chalecos airbags protegen las partes más sensibles del cuerpo del motorista como son el cuello, la columna, las costillas y la clavícula.

A los usuarios de este tipo de sistema les suele surgir la duda sobre qué ocurre si alguien se olvida de desenganchar el cordón al bajarse del vehículo. La respuesta es nada, no pasa absolutamente nada porque el airbag no salta, a menos que sienta que el cuerpo se separa de la carrocería de una forma brusca y violenta.

El sistema electrónico

En este sistema no es un cordón lo que activa el funcionamiento del airbag, sino unos sensores y acelerómetros integrados en la prenda, que le indican al chaleco si el conductor se está cayendo de la moto de una forma violenta, como si estuviera teniendo un accidente. En este caso, el tiempo de respuesta es de 0.025 segundos, lo mismo que dura un pestañeo.

Ventajas y desventajas de los diferentes chalecos airbags

​Los dos tipos de prendas proporcionan un nivel máximo de seguridad a las personas que lo utilizan, si bien, existen diferencias entre elegir uno con sistema de funcionamiento físico o el otro modelo con sistema electrónico.

​El precio

Los chalecos con sistema físico son más baratos que los que usan un sistema electrónico. Los precios van desde los 150 euros hasta lo que el cliente se quiera gastar. En cualquier caso, el precio medio de estos productos es de unos 300 euros. Si bien es cierto que se pueden conseguir más baratos, es a partir de este precio cuando la calidad comienza a ser aceptable.

En el caso de los chalecos con sistema electrónico, el precio sube hasta los 350 euros los más baratos. En el mercado se pueden encontrar prendas que, además de cubrir el tronco, también protegen el cuello y la cabeza. Incluso, en algunas tiendas especializadas se pueden conseguir trajes completos con esta tecnología de airbags.

Cuando se empieza a hablar de precios superiores a 400 euros, lo normal es que las tiendas establezcan algún tipo de financiación para poder llegar a más personas. No se puede olvidar que se trata de elementos importantes para la seguridad de los motoristas que pueden salvar vidas.

En cualquier caso, se escoja el sistema que se escoja, hay que tener en cuenta que las prendas deben estar debidamente homologadas y hay que asegurarse de que han pasado todos los controles de calidad que establece la Unión Europea.

El tiempo de reacción

Si bien es cierto que el sistema electrónico se activa más rápido que el físico, en ambos casos estamos hablando de una gran capacidad de reacción. En los dos tipos de sistema, el airbag entra en funcionamiento antes de que el cuerpo sufra el impacto de la colisión. No hay que olvidar que ambos sistemas se accionan al percibir una brusca separación entre el motorista y el vehículo.

Reutilización y recarga

Los chalecos airbags no son de un solo uso. Al igual que ocurre con los coches, en caso de que hayan sido accionados por haber sufrido un accidente, los airbags deben recargarse para poder volver a usarlos.

En este aspecto, no existen diferencias entre ambas tecnologías, siendo el precio de recarga de ambas de 40 euros, aproximadamente.

El airbag también en el casco

Se trata de un sistema de seguridad que no es tan demandado como las chaquetas o, incluso, los trajes completos con airbags. Pero lo cierto es que en el mercado existen los cascos provistos de este elemento de seguridad.

Su funcionamiento consiste en la utilización de una bolsa que se infla en el momento en el que el casco registra un impacto para amortiguar el golpe. A pesar de lo que pueda parecer, la parte que se intenta proteger con este sistema no es la cabeza, sino las cervicales.

Sin embargo, hay más cuestiones para tener en cuenta a la hora de elegir un casco. En primer lugar, hay que decidir cuál de los diferentes tipos es el que se va a elegir. Existen cascos integrales, ideales para realizar desplazamientos largos porque evitan los golpes de viento en la cara y en los ojos. También hay cascos modulares, que son aquellos cuyas piezas pueden desmontarse para adaptarlos a los diferentes tipos de viaje. Y, por último, están los cascos abiertos para los pequeños desplazamientos.

Otro elemento que hay que tener en cuenta es la talla del casco. No solo existen diferentes modelos, sino que también hay tamaños distintos dependiendo de si el casco es para un hombre o una mujer, o si es para personas de pequeña o gran envergadura. Utilizar una talla correcta es fundamental para la efectividad de este elemento de seguridad. Un casco más grande de lo necesario puede hacer que la amortiguación del mismo no sea buena y la cabeza y el cuello acaben sufriendo las consecuencias en un accidente.

La homologación del casco también es importante. Al igual que los airbags, los cascos deben estar homologados y haber pasado por los controles que la Unión Europea establece para ellos. Los elementos de seguridad homologados son más caros que los que no lo están, pero cuando se habla de seguridad este no debería ser un aspecto determinante. Además, en el caso de los cascos, no se puede olvidar que su uso es obligatorio en España desde 1992, por lo que, en caso de no elegir un modelo homologado, además de estar poniendo en riesgo la integridad física se está incurriendo en una falta que implica una multa.

De nada sirve tener en cuenta todos los aspectos anteriores si después no se va a llevar el casco bien abrochado. Según el RACE, en el 20 % de los accidentes de moto graves, el casco no fue capaz de salvar la vida del conductor porque no lo tenía bien abrochado.

Otros elementos que influyen en la seguridad en moto

El chaleco airbag es uno de los elementos de seguridad más novedosos para los motociclistas. No en vano, protegen las partes más sensibles del cuerpo humano. En la parte del tronco es donde se encuentran los órganos vitales y, también, los elementos que permiten la movilidad del cuerpo como son la clavícula o la columna vertebral. Por tanto, es sumamente importante proteger esta zona del cuerpo cuando se viaja en moto.

Sin embargo, una buena protección del tronco no implica desproteger otros aspectos que, también, son muy importantes

La visibilidad y comodidad de conducción

En la moto, el cuerpo del piloto hace las veces de carrocería del vehículo. Tanto para soportar los impactos que puedan tener lugar, como a la hora de hacerse visible para otros usuarios de la carretera. Por este motivo, muchos de los modelos de chaquetas airbags que existen en el mercado tienen colores vivos y llamativos que son fácilmente identificables, incluso, con una luz baja. Además, en todos los casos, tienen también elementos reflectantes para hacer más clara su visibilidad.

Por otra parte, el hecho de que las chaquetas lleven incorporado un sistema de airbag no implica que desaparezcan el resto de elementos de protección que caracterizan las prendas que, normalmente, utilizan los moteros. Estas chaquetas también cuentan con coderas y con elementos de protección en la espalda y hombros para evitar daños mayores en caso de accidente.

Estas prendas son aptas para llevar en cualquier época del año. Están preparadas para usarse encima de la ropa normal y soportan la lluvia, el viento y la nieve. El material del que están hechas mantiene el cuerpo del motorista a una temperatura media tanto en verano como en invierno. De tal forma que la conducción sea lo más cómoda posible ya que, la comodidad influye en la buena conducción disminuyendo el riesgo de accidente.

La industria de las motocicletas cada vez realiza más inversiones para garantizar la seguridad de los usuarios. En este sentido, se suelen ver más motoristas utilizando airbags para motos en sus desplazamientos, bien sea en forma de chaleco o chaqueta. Este dispositivo de seguridad, que une el cuerpo del motorista con el vehículo, es capaz de amortiguar los golpes en un 90 %, lo que, disminuye las lesiones en un 80 %. O dicho de otra manera, el uso de los chalecos airbags puede salvar muchas vidas.

El airbag lleva años totalmente integrado en los automóviles, hasta el punto de resultar obligatorio. Sin embargo, en el caso de las motocicletas todavía se está haciendo un hueco en el mercado, a pesar de ser un invento registrado en los años 70 del pasado siglo. Para muchos, resulta difícil de entender que su uso no esté más extendido sobre todo si se tiene en cuenta que, según el RACE, el riesgo de muerte en accidente de tráfico es 20 veces mayor para un motociclista que para un conductor de automóvil.

Actualmente, existe el debate sobre si los airbags para motos deberían ser un elemento obligatorio, por ley, al igual que ocurre con el casco. Desde luego, su implantación dentro de la normativa de circulación ayudaría a salvar muchas vidas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies